EXPERIENCIAS

Javalambre 2001

Si has participado en una competición por la montaña, si has realizado algún viaje de aventura o simplemente una excursión dominguera, cuéntanos tu experiencia.

Tu envío aquí

Indice de experiencias

 

 

Como todo organizador de pruebas de este tipo, el mismo día de la celebración estaba ultimando los preparativos para llevarla a cabo lo mejor posible, sin embargo, esta labor parecía no acabarse nunca, ya que cada momento era interrumpida por el típico sonido del teléfono. El coloquio que manteníamos a través del hilo, a excepción "del de Valladolid", siempre terminaba en una idéntica pregunta ¿Se anula la prueba o no? La respuesta que querían encontrar no sé si todos coincidirían en la misma...... No obstante, muy a pesar de algunos, todos hallaron la idéntica respuesta, un no rotundo.
Quizá la culpa de dicha afirmación la tenían los propios meteorólogos por sus estadísticas en aciertos, quizá fue el mismo énfasis como participante que aunque caigan "chuzos" de punta intento acabarlas, quizá era el temor de aguarles (nunca mejor dicho) las ilusiones, pero la primordial contestación a mis propias conjeturas fue la excepción de las llamadas: la de Javier "el de Valladolid". Terminado su turno nocturno, cogió su medio de transporte, una moto, se enfundó una ropa nada apropiada para protegerse de las inclemencias del tiempo y unas horas más tarde, echo una "sopa" se presento en mi casa, después de llamar por teléfono a pocos metros de la misma. ¿Cómo podía quitarle la ilusión a este chico? No hubiese sido justo.
Cuatro horas más tarde, amenizados por unos gratificantes aplausos de un eventual público 15 aventureros salían en busca justamente de eso: aventura.
Aún no llevaban 30 minutos andados, cuando la amenazadora lluvia que les perseguía desde los mismos comienzos, se desprendía al vacío para hermanarse con las gotas de humedad que ya se desprendían de sus cuerpos por el fuerte ritmo que Paco había impuesto.
Pequeña parada, mochilas fuera y chubasqueros encima. El frescor del agua se agradecía al tiempo que los llenaba de temores. ¿Cuánto rato los iba acompañar? Si los que dicen el tiempo por la televisión tenían razón, sólo unas 24 H. sino la providencia diría. Tres horas más tarde, todavía tenían las de ganar los de la tele.
En Almedijar, el segundo avituallamiento, a excepción de los cuatro que salieron corriendo, todos se encontraban bajo cubierto en la terraza del Albergue la Surera. Unos degustaban unas cocas caseras (que estaban de buenas), otros se dedicaron a hinchar sus estómagos con bocadillos, y todos, antes de abandonar este agradable lugar, se tomaron el café pertinente para aguantar mejor las horas de oscuridad.
Debido al mal estado del P.R que sale en busca de Algimia de Almonacid, la organización trazó el recorrido por una pista que llevaba al mismo lugar, recortándola en diferentes puntos para mantener la misma distancia. El desnivel, muy acusado al principio, hizo mella en más de un participante, teniendo que esperarlo antes de comenzar la bella bajada hasta dicho pueblo. Bajar entre los alcornoques en una noche que parecía embrujada, resultó ser toda una gozada, donde el reflejo de la ocultada luna se esparcía con la finísima lluvia que los acompañaba. La niebla y las sombras de los árboles eran el otro compuesto que regalaba la naturaleza.
Así, bajo estas agradables circunstancias llegaron a Algimia, Gaibiel y más tarde a Caudiel. A partir de aquí los claros en el cielo fueron más frecuentes, aunque no las dificultades, ya que el barro acumulado no favorecía en nada aligerar los pasos. A este inconveniente se le unía, cada vez con más insistencia la poca luz de las linternas, sobre todo cuando había que fijarse bien en qué camino tomar.
A estas alturas, casi el ecuador de la prueba, la potencia de los "focos" no fue la única que bajó de rendimiento, el primer grupo formado por cuatro corredores, poco a poco descendieron su ritmo hasta colocarlo al lado de los rápidos andarines y el tercer grupo compuesto por seis individuos más, frenaron tanto su marcha que, finalmente, decidieron mirar las estrellas y descubrir entre ellas alguna que les cediese el deseo de finalizar la prueba sin más complicaciones: uno de los componentes tuvo un problema digestivo, y, después de vaciar todos los alimentos que había engullido (en especial un brazo de gitano), no superaba ni los 2Km/h. Como los astros no se pusieron de acuerdo, la escoba del grupo optó por acompañarlo a un lugar bajo techo, hasta que el vehículo de apoyo lo recogiese.
Desde rutómetro, queremos dar las gracias al buen hacer de las gentes que llevan el Mas de la Noguera y cómo no, también a la simpatía de "Ñasco": un participante, que sobre poder continuar se quedó con el "chaval" para hacerle compañía.
La equivocación (por fin) de los meteorólogos y las llanuras que desde Pina de Montalgrao hasta un poco más allá de la aldea de la Fuen del Cepo hizo que alguno lo agradeciera, porque otros en una equivocación perdieron más de una hora, juntándose los dos equipos de cabeza a partir de Manzanera.
Gracias a que la organización dejaba que retomasen el camino aquellos que deseaban hacerlo sobre abandonar en alguna parte del recorrido, Ñasco y Javier (el del brazo de...) se unieron al cuarteto de corredores, justo en el tramo donde las distancias parecen no acabarse nunca; un cúmulo de antenas preside el techo de Javalambre y desde el alto de la Muela, por mucho que andes, las horas pasan sin que alcances el amasijo de hierros.
Los cansados y reblandecidos pies por la prolongada lluvia, las llagas en las ingles, por el hecho anterior, y los músculos casi destrozados por el esfuerzo de superar más de 4000 metros de desnivel acumulado y cerca de 100 Km. hicieron que los últimos Km. se tornaran aún más difíciles, retándolos a luchar para alcanzar el viento fresco y limpio, que siempre corre por el alto de Javalambre.
Finalmente 20 horas más tarde alcanzaron la cima13 de los 15 que tomaron la salida. Enhorabuena a todos ellos por superar su propio reto.

La confirmación de todos los participantes a la próxima edición, invita a que tú seas uno más de los atrevidos.

Gracias a que la señalización de este evento, rompe todos los esquemas hasta ahora en este tipo de pruebas, todo aquél que quiera entrenar o pasear por el itinerario , podrá hacerlo con sólo imprimir el rutómetro que se aloja en estas páginas.

Texto y fotos: Tomás Serra


Carreras de montaña, Carreras de orientación, Marchas de B.T.T., Raids, Senderismo, B.T.T, Barrancos , Chat, Enlaces, Fondos de pantalla, Tu Fotografía Tiempo, Experiencias, Agencias de viajes, Alojamientos, Atlas de España, Rutas por carretera, Enlaces, Tu club, Tu equipo, Tu currículum, Contactos, Sms, ¿Quiénes somos?

Inicio