EXPERIENCIAS

Alfondeguilla - Javalambre 98

Si has participado en una competición por la montaña, si has realizado algún viaje de aventura o simplemente una excursión dominguera, cuéntanos tu experiencia.

Tu envío aquí

Indice de experiencias

 

 

Un grupo de amigos que cada vez son más amigos, unos conocidos que cada vez son más amigos de los amigos, compartir; sentir la atracción "fatal" que nos hace estar aquí, disfrutar de cada momento, de cada imagen, del perfume de las matas de lavanda, de la hierba mojada, de la tierra. Cada uno de nosotros ha sido su mejor y más sincera imagen para con los demás. la Suite y el Patrol; todos a las veintiuna hora desde la calle Mayor de Alfondeguilla, una idea llegar.

Ciento veinte kilómetros, 120 Km, desde Alfondeguilla hasta nuestro destino, Javalambre, "fer sim", hacer cumbre 2.018 metros sobre el nivel del mar. Tiempo estimado de veinte a veinticuatro horas, no hay descanso; avituallamiento y si no puedes más a la Suite, recuperar y si en algún momento, el amor propio, las ganas, el reto, la aventura pueden más que las llagas, el agarrotamiento muscular, el dolor, los sarpullidos entonces es el momento de unirse de nuevo al grupo, nadie quiere no hacer los ciento veinte.

Ya en la salida se respira un ambiente muy especial, algunos vecinos, amigos y familiares hacen que empecemos a darnos cuenta del reto que nos hemos propuesto. La foto que no falte. Salimos, calle abajo, doscientos metros y por la carretera hasta el desvío de la pista forestal, subir el Marianet, llevamos veinte minutos y hay quien tira como si esto fuera los cien metros lisos, por fin lo consigue; siempre tira mucho desde el principio, nos deja y sevá solo, salimos a la carretera ya arriba, hasta Soneja, a la entrada nos espera, cruzamos Soneja, están en fiestas, la gente esta en la calle, nos ven y se sorprenden, donde van estos a estas horas de la noche con mochilas, se preguntan algunos en voz alta, a Javalambre contesta alguien del grupo, estáis locos nos dicen.

La noche va pasando y los kilómetros también, los pueblos aparecen y desaparecen cual estrella fugaz, carretera mucha carretera, esto hace que los pies se resientan más de lo normal, a partir del treinta empiezan las quejas, las ampollas hacen su aparición, las lesiones crónicas de alguno de nosotros también. Segorbe, avituallamiento, comer, beber, risas, comentarios, en quince minutos volvemos a salir, por la calle principal cruzamos Segorbe por la fuente de los cincuenta caños dirección Jérica 3´30 de la mañana, 41 km., por la carretera general, a la altura de las Masias del Ragudo, avituallamiento, nos desviamos para coger el tren minero, como en un conjuro al pisar la pista del tren, el sol sale a nuestras espaldas N.E. entre negras nubes que no hacen presagiar nada bueno, la imagen es preciosa y apoya la teoría de quien minutos antes discutió con el compañero sobre si la dirección tomada era la correcta. Sí, era la buena, hay que decir que nos perdimos al tener que buscar el tren minero, andamos alrededor de una hora a campo traviesa subiendo y bajando cerros entre espinos y aliagas y algún que otro grito maldiciendo él habernos perdido.

Haciendo un resumen de lo hasta ahora acontecido, hay que decir que el grupo, después de alrededor de doce horas de marcha, sacando promedios de seis, siete y casi ocho kilómetros a la hora, estaba más fresco que una pera; sobre el kilómetro sesenta hubo una visita a la Suite, visita sin vuelta, la planta del pie parecía ese sistema de amortiguación que ha hecho tan famosa cierta marca de zapatillas. Más adelante también hubo quien tuvo problemas de cargas musculares, rozaduras en los pies, todos después de la cura y recuperación conveniente volvieron a emprender la marcha, llegando todos hasta la cumbre.

En el Toro alguien nos deja, cosas de trabajo, su puesto al volante de la Suite lo ocupa uno de los irrecuperables, uno nuevo se une a la caravana, que más tarde hará la ascensión a Javalambre, para matar el gusanillo, y alguna que otra toxina decide hacer todo lo posible corriendo, tiene madera.

La fina lluvia, el asfalto, las pistas con machaca como el puño, el monte abierto, la soledad, el cansancio, el agotamiento, los dolores de espalda, las rodillas, el dolor en mayúsculas, no es un dolor que mata, se puede soportar, más que dolor es, sufrimiento, ese sufrimiento que todos los que hemos empezado esta marcha venimos buscando, ninguno de estos sentimientos y ninguna de estas sensaciones es comparable a las ganas de seguir sufriendo, pero disfrutando, gozando sintiendo las convulsiones internas que nos hacen sentir libres, libres del mundo y libres de tener la suerte de poder estar aquí libres para gozar de la montaña, seducirla y hacer de ella, por un instante, nuestra mejor amante.

Bueno estabamos en el tren minero, por esté andamos hasta empalmar con una pista que nos lleva al Toro, avituallamiento, son entre la nueve y las diez de la mañana del sábado 19, 73 km., mientras comemos y nos cambiamos los calcetines mojados de sudor, empieza a llover. Una fina lluvia que nos hace sacar las capas y chubasqueros, ya con las fuerzas recuperadas, salimos por una carretera hasta un collado, tras andar unos minutos cogemos una pista que nos llevará hasta Manzanera, el trayecto lo realizamos en unas tres horas largas, 90 km. Llegamos a Manzanera sobre la una del mediodía, avituallamiento, la gente esta bien, el cuerpo empieza a notar la tensión, desde aquí hasta Javalambre, nos quedan unos treinta kilómetros la mayoría de ellos de pista forestal, pero no una pista forestal cualquiera, no, hay que pensar que al llegar a la fuente la Teja en el pie de la montaña, nos esperan diecisiete kilómetros y medio hasta el pico, todo de pista, y de éstos diez unos tres son de fuera categoría (símil ciclista), una vez superada la subida, vemos el mojón enfrente nuestro, también vemos discurrir la pista suavemente, con pequeñas subidas y bajadas. La verdad que uno cree estar ya en casa, son ciento trece kilómetros a las espaldas, el cuerpo aún aguanta, ya no llega a tener la tensión que indica una reserva de fuerza, se han dejado atrás la rigidez muscular, sabemos que llegamos y queremos hacerlo lo más pronto posible, nos aferramos a la idea de que esta cerca y llegamos en un momento.

El viento sopla con fuerza, es frío, estamos sudados, muy sudados, la subida la hemos convertido en una llanura con nuestro paso, es más, al llegar arriba nos preguntábamos que había sido de esos kilómetros con más desnivel, ni nos hemos enterado; ya no es la fuerza muscular la que nos hace andar, es la mente la que nos hace correr, correr en todas las bajadas desde aquí hasta la cima. Los últimos siete kilómetros como ya he dicho, son falsos llanos, pero siempre picando hacía arriba, la pista va discurriendo por la ladera de cada una de las lomas que forman la montaña, haciéndonos dar vueltas y más vueltas, convirtiendo la aproximación en un puro y duro calvario; mental más que físico. He comentado que es la mente la que nos hacía correr, pero está también se agota. Dios, se torna insoportable el mantener la concentración, quieres dejarlo ya, falta un kilómetro y no puedes llegar, sería capaz de dejarlo aquí, tampoco sería el primero en dejarlo faltándole sólo 3 km., pero no, hay que llegar, el último esfuerzo, cincuenta metros el mojón y el Patrol, el viento sopla cada vez con más fuerza, el frío entra por todas partes, por fin llegamos, el esfuerzo final, subir el mojón, casi no podemos, una vez arriba miramos el horizonte, un sentimiento de satisfacción recorre nuestros cuerpos, la alegría es tan grande que casi no se tienen ganas de exteriorizar los sentimientos, estamos extenuados, tenemos frío, tiritamos.

Una vez a cobijo nos dejamos caer, lo hemos conseguido. La satisfacción es muy grande. En verdad es una prueba muy, pero que muy completa. Pico Javalambre 2.018 m sobre el nivel del mar, 120 km., veintidós horas, avituallamiento incluido. Hasta la próxima, no faltes.

NOTA. Hay quien llego en 21h 30´, haciendo los diez kilómetros de subida en una hora, corriendo por supuesto.

Texto: J. Vicente Adrián

 

Carreras de montaña, Carreras de orientación, Marchas de B.T.T., Raids, Senderismo, B.T.T, Barrancos , Chat, Enlaces, Fondos de pantalla, Tu Fotografía Tiempo, Experiencias, Agencias de viajes, Alojamientos, Atlas de España, Rutas por carretera, Enlaces, Tu club, Tu equipo, Tu currículum, Contactos, Sms, ¿Quiénes somos?

Inicio